Me on the web” es la nueva herramienta de gestión de la reputación online de Google. Accesible desde Dashboard gracias a una cuenta de Gmail, permite conocer al momento todas las referencias de una persona o empresa en foros, noticias o páginas Web.

La iniciativa de Google nace de la voluntad de asesorar a un público generalista en el control de su presencia online. Este intento de evangelización, empieza con de la misma definición del concepto: “no sólo se trata de lo que uno mismo comparte en la red sino también de todo lo que los otros publican, ya sea una mención en un blog, una etiqueta de una foto o una respuesta de una actualización de estado público”. Controlar estas publicaciones es una tarea imprescindible porque “cuando alguien busca su nombre en un buscador, explica la multinacional, los resultados son una combinación de información que se ha publicado y la información publicada por otros”.

Me on the web es una herramienta doble. En su vertiente de control, permite rastrear un nombre, mail (muy útil para evitar los spams) o cualquier otro término de interés para el usuario. Las notificaciones se reciben vía mails con la frecuencia seleccionada (al momento, cada día o semana).

A diferencia de este primer servicio que, por su parecido con Google Alertas, no presenta gran novedad, la posibilidad de desvincular nuestro nombre o empresa de cierto contenido sí merece un análisis más detallado. La operación se realiza mediante un formulario que nos guía paso a paso. Se recuerda en cada momento que lo que se propone es eliminar dicho material de las bases de datos de Google pero no de Internet. Una buena opción para realizar un “lavado de cara”, ya que a día de hoy Google, sigue siendo el todopoderoso en la red…

Me on the web

La primera etapa consiste en seleccionar el servicio en el que se requiere una intervención: Adsense, Adwords, Android Market, Blogger, Gmail, Google Imágenes, Web, Orkut, Picassa…

El paso siguiente es identificar el motivo por el que se solicita la supresión. Al igual que lo explica el gigante en su presentación de Me on the web, la herramienta está diseñada para URLs “que tienen que ser eliminadas urgentemente”. Más concretamente, para que una solicitud se ajuste con los requisitos fijados por Google, tiene que estar relacionada con difusión accidental de datos confidenciales, derechos de autor o contenido ilícito (con orden judicial que lo demuestre) o que pueda desprestigiar una marca comercial.

El nacimiento de Me on the web ha despertado mucho interés entre los profesionales del sector… pero también muchas críticas. Inutilidad, nueva forma de recompilar datos personales, mero intento de impulsar las relaciones sociales en línea… el nuevo producto de la factoría Google no ha dejado a nadie indiferente. ¿Os parece eficaz esta nueva herramienta de control de la reputación online?

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *